Por no mirar hacia adelante