Broma donde asustan personas haciendole pensar que le pegan un balazo a un señor