Con esposas como esa no se necesita enemigos