Mejor muerto que sencillo!